lunes, 29 de mayo de 2017

Creí saber de qué se trataba la noche hasta que su cuerpo estalló
desapareciendo por siempre detrás de la estrella del olvido.
Los ángeles se desvanecieron en cristales de silencio,
nuestro cordero falleció en el planeta rojo
y una procesión de dinosaurios murió de sed en los labios de la tarde, 
no existe arte capaz de expresar semejante dolor

ahora sólo queda sentarse a llover hasta que el cielo se haya secado,
pararse y gritar hasta despeinar los árboles de fuego brotados en cada poro de la tierra
(y si es posible apagarlos mejor),
juntar trozos de cachorros perdidos,
tejer esquinas donde la tristeza se muera de la risa,
abrir la mano soltar el pájaro azul pero eso sí:
guardarse siempre unos pétalos antes de que las últimas plumas 

terminen por convertirse en espinas ( y se claven en la sangre las desilusiones pues)
((los lobos sedientos de luna tenemos inclinación
a confundir el rio con el mar)) 

y quien se va jamás observa los caballos con los mismos ojos de quien que se queda 
por eso es necesario recoger las flores sembradas sobre las piedras y correr,
correr en dirección al rio desnudo con un pez urgente en el bolsillo 
guardarse en el corazón a los amigos antes de alistarse en la embajada de Venezuela
y es que Afganistán no será retratada en el televisor
a pesar de haberse convertido en una dulce tierra de sangre y amapolas para la heroína,
el diablo gobierna con excelentes salarios y el sol, el sol se acerca a nuestras cabezas 

hasta desaparecer y los grillos, los grillos no pueden evitarlo en este tiempo
en que los violines del amor ya mudaron en fusiles 

y las cruces se invierten conviertiéndose en espadas y tú, 
le prestas tu manito porque piensas que sufrir,
sufrir no es más que una palabra con el color del frío,
un odio de metal corta nuestro ombligo a la tierra
de Luis Rogelio Nogueras
ahora que nuestros conejos desnudos se han quitado las máscaras
y degüellan su Cabeza de Zanahoria, y parten al medio el corazón de remolacha
de nuestro inolvidable Roque Dalton y los pies de frutilla de Pablo Neruda 
por siempre publicado pero más nunca sentidos porque lo que es sentir, 

lo que es sentir con las orejas las babas las lágrimas hasta que se te nuble la vista, esa,
esa es tarea de los hipocampos bajo el agua o de los gatos en el aire 
o de los perros fornicando en la noche patas para arriba
bautizados con el instinto sin más lógica que la del instante 

ancho largo infinito como el beso que te robé,
sin la tarea de inventar conceptos vacíos universitarios o poder decir te amo (vaya poder)
y de nuestras manos, ah de nuestras manos

silenciosas en la noche húmeda,
como un solo molusco bajo la luna
como dos estrellas de mar copulando
en el futuro que ya no existe igual a estas palabras
fascinadas por suicidarse con las abejas
desde el precipicio del viento, volar,
volar en enjambres de semillas hacia otros rayos de miel
ya el reloj nos incendia los talones y el amor se ha quedado sin espuelas
sin bisagras sin filosofía sin ángeles para el coraje más,

la ventana seguirá abierta sobre nuestras cabezas
y mamá nos seguirá dejando el café aunque ya
no estemos juntos para endulzar su despedida
y subir al transporte llevándonos su mirada,
su escudo su soldado enamorado, qué va,
por suerte el vientre y las calles  donde juegan los niños sin peligro de muerte
ya están cifradas en mis venas y eso se llama Revolución. 

Parece imposible pero es simple sólo se trata
de ese momento ahora invisible una caricia inevitable
igual a un pájaro rompiéndose la garganta en una jaula de marfil, 
en tanto los hijos de los elefantes muertos arañan con rezos
las puerta del templo de piedra donde descanso: 

el orgasmo paciente escondido debajo de la lengua urgente.
El músculo salival gastando el cuero de las estrellas,
con el sólo objetivo de refugiarme en sus huesos,
alejarse de un amor cangrejo duro por fuera y blando por dentro 
que se empecina en arrancarle los ojos al caracol de la ternura 
y huir, distanciarme del amor actriz para el público de arena,
en este mar de ombligos de sal
donde estamos obligados a montar a caballo a contrapelo de los sueños
en paisajes de madrugada hasta desaparecer.

martes, 23 de mayo de 2017



Mi madre fue una perra que juntaba a sus hijos en un abrazo y decía huelansé. Luego nos limpiaba con su lengua de cebolla y vino el ombligo y las orejas, corriéndonos con canciones húmedas a los gritos por la casa, pues había que reescribir las prolijas tintas femeninas enseñadas en la escuela y la ortografía de las vidrieras donde no se refleja el arco iris,
creo nunca ofendió a nadie con sus aullidos salvo a la noche fulera, cuando le faltaban las uvas para dormirse en paz detrás de sus semillas, y a las estrellas por reír como un caballo hasta hacerlas temblar, nos leía en voz alta a orillas de la cama, incluso para los niños sin zapatos que habitaban aquel mar donde flotaba nuestra tierra insurgente,
afirmaba la maldad es hija del abandono y sólo se ablanda con palabras, para al otro día despertarnos otra vez con esas caricias, subir las persianas y cantar, para luego en silencio con la amanecida irse al trabajo, hacerse el hombre y derrotarlo sin necesidad de pelar nunca su cuchilla de vapor y aceite, o su dulce teta maquiavélica de leche potenciada en ríos de mariposas,
mi buena madre perra fue tres veces Reina de la Primavera por su belleza de otoño y su mirada de invierno en alientos de verano, vivió un tiempo donde los autos eran menos veloces, las casas menos lustradas y los arroyos más claros, la escuché decir sin pronunciar una palabra yo fui pobre, lavaba la ropa a mano en el patio dándole bomba a la vida a los diez años y leía a vela entre paredes de barro páginas anaranjas, y por eso ahora es una perra con lentes donde vemos como detrás de la ventana del comedor crece el pasto blando y verde de sus ojos,
sin haber estudiado en la universidad tuvo la coherencia de sintetizar proyectos políticos con la economía de palabras que da lo sentimental, recuerdo dijo cuando yo era chica se veía menos modernidad y menos miseria, de seguro éramos más parejos porque cuando elegís y el dinero está en el medio aunque no lo veas tu mundo girará una tuerca más hacia la derecha. Y para ser hombre es necesario salir del hombre no lo olvides, el corazón queda a la izquierda junto al tango del comedor,
mi vieja dijo la familia es una circunstancia al igual que los amigos, porque el mañana de la historia o sea el futuro que no existe, se ocupará de ejercer esas palabras, suavemente, como una actriz desnuda callada y ausente al escribir una carta, mi madre fue perra caballo y también paloma. Porque incluso en sus días de lluvia en la frente y épocas de tormenta, nos echaba del nido empujándonos con las alas.


viernes, 12 de mayo de 2017




La poesía nos salva de llorar. O es llorar por las manos. La poesía es una espada capaz de cortar una lágrima al medio. La poesía es un río desbocado hacia los peces de tu sonrisa. O es tu sonrisa desbocada en el mar.Las lágrimas no cambian el curso del mar. Pero son inevitables frente a ríos de mediocridad. Sólo luchar como se pueda, hacer lo que uno puede, equivale a sembrar con una espada una lágrima que potencialmente puede transformarse en una mina. Es la pólvora por la que preguntarán nuestros hijos. Incluso ausente, serás la mujer inconforme, democrática y explosiva que busco y encuentro en la calle desnuda.

Y ahora, en medio de la calle inundada de hambre, la balsa de tu sonrisa emerge en batallas de antemano perdidas. Este cielo nublado es tu sombra y bajo tu cuello sobre la sangre de tu pecho izquierdo me alejo de tu boca. Podría distraerme en una nube e imaginar que es uno de tus suspiros congelados a lo lejos

necesito confesarte el grito de sal de los delfines amordazados en el fondo del alma
las estrellas desnudas en esta oscuridad helada y la risa contenida 
en el viento de sábanas azules levantadas para el barrilete de tu cara.

Y tu pelo revuelto de hombres y mujeres con la cara detrás de las rejas, esperando justicia. Cada ser tiene su cárcel, escribiste en mi estómago y tú tienes la mía. Busco en tus ojos el sol esmaltado. Si sólo pudiera tenerlos ahora atravesando las ramas cansadas de las manos.Un perro se para en tus rodillas y lame tus muslos. Y te miro y no te digo nada, y me quedo en la calle sentado en dos patas. 



lunes, 3 de abril de 2017

El problema no es el tiempo, sino cómo uno pasa por el tiempo al igual que por las personas. Acá o allá, el tiempo pasará de todos modos. En otro espacio, un hombre y una mujer desnudos recostados sobre la bandera de la patria son capaces de ver cosas que no existen. Como por ejemplo el futuro. Y desaparecer.

martes, 30 de agosto de 2016



Los enamorados invisibles y el sueño del fin del mundo

Con hilachas de corazón en las encías con semillas de flores en los huesos, los enamorados invisibles mueren de pie como los dientes de la calavera. Estrangulan con lazos de piel las estrellas cuando luego del trabajo el barco de la calle se convierte en un colchón sin almohada. Cortan la respiración de la noche mientras el reloj del cosmos brilla para ellos a años luz de las horas comunes, leen poemas en los ojos de los cuervos y el ciclo de los corales en el ombligo de los peces, o arrancan las plumas de los niños que fueron con los dedos de los pies. Así crecen los pétalos de las flores que siempre serán, mientras trazan raíces de arena a orillas del mar al arrastrar sus sábanas fabricadas con el polvo de la luna.
Los enamorados invisibles odian algún pariente insista llevarlos en carro a casa porque les gusta dar asco de cómo se besan en la parada del colectivo. Es ahora porque el mañana no existe cuando se marean bajo los árboles y los pájaros galopan por las ramas asustados por tanta primavera, yes de noche cuando se besan en el mar con el agua hasta el pecho bajo la lluvia, se ríen con la curva de los ojos, porque el deseo es una recta sin tiempo y las bocas dos cuencos de silencio donde cualquier palabra que interrumpa el beso es ridícula.Embriagados de espuma en rincones azules de verdes bahías, los enamorados invisibles levantan espejos a su alrededor en el país donde se recuesten. Su pueblo está situado en la provincia del no recuerdo cuando nacieron ni fue que murieron, y su patria es una cruz clavada en la lengua del beso eterno. En su cuarto del tamaño de una caja de fósforos guardan las lenguas y la cruz que utilizan de llave para abrir los besos. Tejen acordes con las musarañas de sus dedos y luego de la séptima nota si, gimen una octava por supuesto, convencidos de que la respiración es una caja musical. Al sonreír, rodeados de camas vacías oxidadas por las horas infinitas, suena un saxo junto a unas risas lastimosas de ángeles negros y borrachos que habitan el patio naranja donde los cocos de las palmeras se apagan con la perilla de la luz.
Los enamorados invisibles duermen desnudos sobre un pañuelo lleno de mocos y de lágrimas. Saborean el final en la dramaturgia del instante. Duermen con el ojo del estómago despierto y observan el sueño del fin del mundo por la cerradura del abrazo. Para los enamorados invisibles el sueño del fin del mundo es no renunciar a respirar a pesar de cada vez menos bosques en el viento. Es soñar en el cielo con tener hijos pero también sentir con los pies en la tierra qué hijos se les está dejando al planeta. Si de plástico o madera.
Son categóricos en creer que la política sin arte es una espada desafilada y el arte sin política una guitarra desafinada. Uno lejos del otro, se cortan las venas con alas de mariposa por defender contradicciones, al hablar son más interrogativos que propositivos, y resuelven sus quejas poniéndole el pecho a las palabras si es necesario lejos de casa. Se lanzan al sol antes que al verbo. Su pasión, consiste en desidealizar ideas y suicidarse ante la duda. Y así pasan meses entre los hombres y las mujeres, de barrio en  barrio, de mesa en mesa, hipotetizan sobre el motivo del precio del pan, o detenidos en el bullicio de la tarde, cruzan variables que expliquen cómo es posible en esta esquina de arena la tristeza se muera de la risa.
Ya dijimos los enamorados invisibles se alimentan de polvo y distancia más nunca de olvido. Sedientos de curiosidad indomable, se van queriendo quedarse. Cargan con semillas de flores en los huesos y mueren de pie como los dientes de la calavera, estrangulan con lazos de piel las estrellas desde los barcos en que convierten las camas, e izan sábanas frente a oleadas de grillos entre la sal y la penumbra, se ríen de la incomprensión de los abogados por ausencia de metáfora y observan a los seres humanos desde el infierno paradisíaco desnudos y en cuatro patas en que viven. Su trabajo es duplicar ríos de sangre en los cristales y se suicidan por la mañana con el azúcar dentro del café o se evaporan con el primer cigarrillo. Con tan sólo un recuerdo pecan de memoria. Por las noches, hermanos padres y amigos lejanos laten en cada movimiento de cintura. Quien los observe parado en el pezón izquierdo de la luna, verá que los enamorados invisibles son una luciérnaga invencible. Ocurre que los enamorados invisibles no hacen el amor, deshacen el odio con ternura. Luego salen a la calle para perderse entre fantasmas y otros invisibles.

lunes, 11 de julio de 2016







Es tu nombre. Las letras de tu rosada desnudez
tiemblan en la noche pálida congelada de azul.
La noche es una ballena criada en silencio bajo los mares del alma.
Allí donde espero a los pájaros con sus agujas señalándome el estallido.
La dulce hora de tu primavera inmortal.
Tu sombra devorando la claridad hasta encontrarnos
en esta cárcel de ternura y arena donde levanto una estatua de silencio,
rodeado de trompetas de cristal caídas del cielo a salvo de la muerte,
me ahogaré en tu sangre de paloma hirviente.

Nadaré en tu inquieta saliva de mariposa.
En tus labios de peces y espuma.
Con mis labios pulsaré las teclas del piano detrás de tus labios.  
Mis labios hechos para tu espalda, tu espalda de toro
alimentado a lunas y amapolas.
Y estos labios de pan duro listos para ser hundidos en tu leche.
Estos labios listos para dar vuelta la página y descifrar la tinta
de tu pulpo de pelusa.
La tinta de tu lobo nocturno acariciado por la lengua de mi hombre.

Ahora cae la luna y no estamos juntos para gritarlo.
Para apretarnos las manos como dos astronautas
arrojados al misterioso agujero negro del amor,
sobre los adoquines de madera y las casas de piedra y los árboles verdes,
pasan los días sucumben las noches y tu nombre no está conmigo.
Tú nombre cubriendo tu cuerpo tu fruta en mi boca inmadura
Tu nombre explotando de nuevas palabras en la madrugada
eclipsando el blanco planeta de polvo flotando en el espacio,
tu nombre es un barco de metal brillante perdiéndose
en el mar cargado de pescadores ebrios.  

domingo, 15 de mayo de 2016






Rebeldía

una mariposa crece, desde el ojo de la tarde
desde el olvido en silencio, desnuda mujer de nadie,
inoportuna y rebelde, desde el azúcar al rio
desde la sal hacia el mar, ha puesto a rodar su ombligo,

donde duermen las palabras, se despiertan paraísos
tan ardientes y tan suaves, como nalgas de angelito,
es primavera en arroyos, es orilla, nueces, vino 
¿de relojes? ni le hablen, ¡nada sabe de corpiños!

Viste tilos y arcoíris, desde Ámérica hasta Egipto 
vuelve de azúcar el mar, y la sal la tuerce en rio,
y plomo que toca es pan, dolor que siente es suspiro
por eso la siguen pintores, actores poetas doctores
¿y por qué no? músicos, ¡hasta políticos!,

ella les palpa la frente, con los labios de los niños,
para ver si están enfermos, de ese virus del bolsillo,
los niños son asesores, del futuro son los niños, 
porque piensan con la sangre, sin vergüenza ni artificios     
ellos saben que el futuro, es el presente ¡ahora mismo!